¡Bienvenidos!
Información
Tr. Mentales

Adicciones

Agorafobia

Alzheimer
Ansiedad
Bulimia y Anorexia
Demencia vascular
Depresión
Disf. Sexuales
Esquizofrenia
Fobias
Juego Patológico
Tr. Adaptativos
Tr. Afectivo estac.
Tr. Bipolares
Tr. de Estrés
Tr. Exp. Intermit.
Tr. Obsesivo Comp.
Tr. de Pánico
Tr. de Personalidad
Tr. del Sueño
Psicofármacos
Artículos
Directorio médico
Links
 
Servicios
Grupos de Apoyo
Terapia Online
Humor
 
Sobre PsiquiatríaLatina.com
¿Quiénes somos?
Nuestra Misión
Opine sobre nosotros
Contáctenos
Recomiéndenos
Libros

 
Alcohol Alucinogenos Anfetaminas Marihuana Inhalantes Nicotina Opiáceos

 

Los trastornos relacionados con sustancias se dividen en dos grupos: 

–Trastornos por consumo de sustancias (dependencia y abuso)
–Trastornos inducidos por sustancias (intoxicación y abstinencia)
Las adicciones hacen referencia a los trastornos relacionados con las ingesta de una droga de abuso:
Alcohol, alucinógenos, anfetaminas, marihuana, cafeína, cocaína, inhalantes, nicotina y opiáceos.

Se calcula que entre el 15 y 20 % de los adolescentes y adultos jóvenes sufren de algún tipo de adicción. La adicción más frecuente es al alcohol (droga legal).
En la mayoría de los casos el adicto consume más de una sustancia (poliadicción), alcohol, cocaína y marihuana por ejemplo.
Para cada una de las Sustancias se analizará el Abuso, Dependencia, Intoxicación y Abstinencia.

Alcohol
El alcoholismo es una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo. No es solo una enfermedad que afecta a individuos, sino que tambien afecta al nucleo familiar y a la sociedad entera. Se trata de una drogodependencia más, pero con la particularidad de ser una droga legal.

Los efectos directos del alcohol en el sistema nervioso central (CNS) son la depresión, como resultado de la disminución de la actividad, la ansiedad, tensión e inhibiciones. Incluso un pequeño nivel de alcohol dentro del cuerpo enlentece las reacciones. La concentración y el juicio empiezan a empeorar. En cantidades excesivas, el alcohol produce una intoxicación.

El alcohol también afecta a otros sistemas corporales. Puede aparecer una irritación del tracto gastrointestinal con erosiones en las paredes del estómago debidas a las náuseas y vómitos. Las vitaminas no se absorben bien, y esto ocasiona deficiencias nutricionales en los alcohólicos de larga evolución. También ocasiona problemas en el hígado (cirrosis hepática).

El sistema cardiovascular se ve afectado por cardiopatías. También puede aparecer una alteración sexual causando una disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.


Abuso de alcohol
Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:
Patrón desadaptativo de consumo de alcohol que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

(1) consumo recurrente de alcohol, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de alcohol; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con el alcohol; descuido de los niñosos o de las obligaciones de la casa)

(2) consumo recurrente de alcohol en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos del alcohol)

(3) problemas legales repetidos relacionados con el alcohol (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido al alcohol)

(4) consumo continuado del alcohol, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos del alcohol (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación o violencia física).
La actividad escolar y el rendimiento laboral pueden verse afectados por los efectos de la bebida o de la intoxicación. El sujeto puede beber en situacione peligrosas (conduciendo, manejando máquinas en estado de embriaguez). Beber alcohol puede causar problemas legales (p.ej., detenciones por intoxicación o conducir bajo los efectos del alcohol).
Por último, los sujetos con abuso de alcohol pueden continuar bebiendo a pesar de que saben los problemas sociales o interpersonales que ello les acarrea (p.ej., discusiones violentas con la mujer mientras está intoxicado, abuso de los niños). Cuando estos problemas se acompañan con demostraciones de tolerancia, abstinencia o comportamiento compulsivo relacionado con la bebida, debe considerarse el diagnóstico de dependencia alcohólica más que el de abuso de alcohol .

Dependencia de alcohol
Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:

Patrón desadaptativo de consumo del alcohol que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por tres o más de los siguientes ítems en algún momento de un período continuado de 12 meses:

(1) tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:
(a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de alcohol para conseguir el efecto deseado
(b) el efecto de las mismas cantidades de alcohol disminuye claramente con su consumo continuado
(2) abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:
(a) el síndrome de abstinencia característico para el alcohol
(b) se toma alcohol (o una sustancia muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia
(3) el alcohol es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía      

(4) existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo del alcohol

(5) se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de alcohol (p. ej., desplazarse largas distancias), en el consumo de alcohol (p ej., tomar un trago tras otro) o en la recuperación de los efectos del alcohol

(6) reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de alcohol

(7) se continúa tomando alcohol a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de alcohol

La dependencia fisiológica del alcohol se reconoce por la demostración de tolerancia o de síntomas de abstinencia. La abstinencia de alcohol se caracteriza por la aparición de síntomas de abstinencia unas 12 horas depués de disminuir la ingesta de grandes cantidades tras un consumo prolongado.
Debido a que la abstinencia de alcohol puede ser desagradable e intensa, los sujetos con dependencia del alcohol pueden continuar consumiendo alcohol, a pesar de las consecuencias adversas, para evitar o aliviar los síntomas de abstinencia.
Una relativa minoría de sujetos con dependencia del alcohol nunca experimentan síntomas relevantes de abstinencia y sólo cerca del 5% de los sujetos con dependencia los experimentan siempre (p.ej., delirium, crisis comiciales de gran mal).

Una vez presente el patrón de uso compulsivo, los sujetos con dependencia pueden dedicar mucho tiempo al consumo de bebidas alcohólicas. Estos sujetos continúan con frecuencia el consumo de alcohol a pesar de la demostración de las consecuencias adversas físicas o psicológicas (p.ej., depresión, pérdidas de memoria, enfermedades hepáticas u otras secuelas).
Intoxicación por alcohol

Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV
son los que a continuación se detallan:

A. Presencia de un síndrome reversible específico del alcohol debido a su ingestión reciente.

B. Cambios psicológicos comportamentales desadaptativos clínicamente significativos (sexualidad inapropiada, comportamiento agresivo, labilidad emocional, deterioro de la capacidad de juicio y deterioro de la actividad laboral o social) que se presentan durante la intoxicación o pocos minutos después de la ingesta de alcohol.
C. Uno o más de los siguientes síntomas que aparecen durante o poco tiempo después del consumo de alcohol:
(1) lenguaje furfullante
(2) incoordinación
(3) marcha inestable
(4) nistagmo
(5) deterioro de la atención o de la memoria
(6) estupor o coma
D. Los síntomas no se deben a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.La  característica esencial de la intoxicación alcohólica es la presencia de un cambio psicológico o comportamental desadaptativo clínicamente significativo (p.ej., el comportamiento agresivo, labilidad emocional, deterioro de la capacidad de juicio y deterioro de la actividad laboral o social) que aparece durante la ingestión de alcohol o poco tiempo después (Criterios A y B). Estos cambios se acompañan de lenguaje farfullante, falta de coordinación, marcha inestable, nistagmo, deterioro de la atención o la memoria, estupor o coma (Criterio C). Los síntomas no son debidos a enfermedad médica y no se explican mejor por otro trastorno mental (Criterio D). El cuadro clínico es similar al que se observa durante la intoxicación por benzodiacepinas o sedantes.

La falta de coordinación puede interferir la capacidad de conducir hasta el punto de provocar accidentes. La demostración de que el sujeto ha bebido se puede conseguir por el olor de su aliento, por la historia obtenida a través de la información del propio sujeto u otro acompañante e incluso, si es necesario, practicando análisis de orina y de sangre.

Abstinencia de alcohol
Los criterios internacionales de diagnóstico para la intoxicación por alcohol de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:

A. Interrupción (o disminución) del consumo de alcohol después de su consumo prolongado y en grandes cantidades.

B. Dos o más de los siguientes síntomas desarrollados horas o días después de cumplirse el Criterio A:
(1) hiperactividad autonómica (p.ej., sudoración o más de 100 pulsaciones)
(2) temblor distal de las manos
(3) insomnio
(4) náuseas o vómitos
(5) alucinaciones visuales, táctiles o auditivas transitorias, o ilusiones
(6) agitación psicomotora
(7) ansiedad
(8) crisis comiciales de gran mal (crisis epilépticas)

C. Los síntomas del Criterio B provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad social laboral, o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto.

D. Los síntomas no se deben a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.La característica esencial de la abstinencia alcohólica es la presencia de un síndrome de abstinencia característico que se desarrolla después de interrumpir o reducir el uso prolongado de grandes cantidades de alcohol (Criterio B). El síndrome de abstinencia incluye dos o más de los siguientes síntomas: hiperactividad autonómica (p.ej., sudoración o pulsaciones por encima de 100); aumento del temblor distal de las manos; insomnio; náuseas o vómitos; alucinaciones visuales, táctiles o auditivas transitorias, o ilusiones; agitación psicomotora; ansiedad, y crisis epilépticas.

Cuando se observen alucinaciones o ilusiones, el clínico puede especificar con alteraciones perceptivas. Los síntomas pueden provocar un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad laboral, social y de otras áreas importantes de la actividad del sujeto (Criterio C). Los síntomas no han de deberse a enfermedad médica ni ser explicados mejor por otro trastorno mental (p.ej., abstinencia de sedantes, hipnóticos o ansiolíticos, o trastorno de ansiedad generalizada) (Criterio D).

Los síntomas se alivian con frecuencia tras la administración de alcohol u otros depresores del sistema nervioso central. Los síntomas de abstinencia empiezan cuando las concentraciones de alcohol en la sangre disminuyen bruscamente (p.ej., entre 4 y 12 horas) después de haber interrumpido o reducido la bebida. Sin embargo, los síntomas de abstinencia pueden aparecer tras largos períodos de tiempo (p.ej., unos días). Debido a la vida media corta del alcohol, los síntomas de abstinencia alcanzan su mayor intensidad durante el segundo día de abstinencia y mejoran de forma marcada al cuarto o quinto días. Sin embargo, a los síntomas de abstinencia pueden seguir síntomas de ansiedad, insomnio y disfunción autonómica en distintos grados de intensidad durante períodos de 3 a 6 meses.

Menos del 5% de los sujetos presenta síntomas de abstinencia más graves (p.ej., hiperactividad autonómica intensa, temblores y delirium por abstinencia de alcohol). Las crisis comiciales de gran mal aparecen en menos del 3% de los sujetos.

Los criterios internacionales de diagnóstico de delirium debido al alcohol de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:

A. Alteración de la conciencia (p.ej., disminución de la capacidad de atención al entorno) con disminución de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención.

B. Cambio en las funciones cognoscitivas (como déficit de memoria, desorientación, alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se explica por la existencia de una demencia previa o en desarrollo.

C. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitualmente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día.

D. Demostración a través de la historia, de la exploración física y de las pruebas de laboratorio de que la alteración es un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica.El delirium por abstinencia de alcohol incluye alteraciones cognoscitivas y de la conciencia, y también alucinaciones visuales, táctiles o auditivas ("delirium tremens"). Cuando aparece el delirium por abstinencia es probable que exista una enfermedad médica asociada (p.ej., insuficiencia renal, neumonía, hemorragia digestiva, secuelas de traumatismos craneales, hipoglucemia, alteraciones del equilibrio electrolítico o estado postoperatorio).

Alucinógenos

L S D
El LSD (dietilamida del ácido lisérgico) es una de las principales drogas en la categoría de los Alucinógenos. Esta droga fue descubierta por el médico alemán Hofmann, en 1938. El ácido lisérgico es un componente más entre los muchos del argot, un hongo que crece en el centeno y otros cereales, Hofmann le añadió un grupo, la dietilamida, logrando de este modo, por semisíntesis, un producto al que denominó en alemán <<lyserg-saure-Diethylamid>>, de cuyas iniciales surgió la famosa LSD, a la que se añadió el número 25, porque era el número del orden correspondiente a otros tantos experimentos previos. La acción del LSD, se inicia treinta minutos después de la toma, alcanzando su máximo al cabo de una hora, llegando a durar unas cinco horas, disminuye gradualmente en las ocho horas siguientes y sus efectos persisten durante un periodo variable de tiempo.El LSD, comúnmente llamada "ácido" o "trip", es inodoro, incoloro y tiene un sabor ligeramente amargo. Suele ingerirse por boca. Con frecuencia, el LSD se agrega a papel absorbente, como papel secante, y se divide en pequeños cuadrados decorados, de 5 mm, cada uno de los cuales constituye una dosis de 20 a 80 microgramos.

Abuso de alucinógenos
Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:
Patrón desadaptativo de consumo de alucinógenos que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

(1) consumo recurrente de alucinógenos, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de alucinógenos; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con los alucinógenos; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)
(2) consumo recurrente de alucinógenos en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de los alucinógenos)
(3) problemas legales repetidos relacionados con los alucinógenos (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a los alucinógenos)(4) consumo continuado de los alucinógenos, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de los alucinógenos (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación o violencia física).

Las personas que abusan de alucinógenos los consumen mucho menos frecuentemente que las que tienen dependencia. Aun así, pueden inclumpir repetidamente obligaciones importantes en la escuela, el trabajo o la casa debido al deterioro del comportamiento causado por la intoxicación por alucinógenos. El sujeto puede consumir alucinógenos en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p.ej., durante la conducción de una motocicleta o un coche) y tener problemas legales debido al comportamiento que deriva de la intoxicación o de la posesión de alucinógenos. Puede haber problemas sociales o interpersonales recurrentes debido al comportamiento del sujeto durante la intoxicación, estilo de vida aislado o discusiones.Dependencia de alucinógenos

Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV son los que a continuación se detallan:
Patrón desadaptativo de consumo de alucinógenos (L.S.D. o similar) que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por tres o más de los siguientes ítems en algún momento de un período continuado de 12 meses:
(1) tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de alucinógenos para conseguir el efecto deseado
(b) el efecto de las mismas cantidades de alucinógenos disminuye claramente con su consumo continuado
(2) abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:
(a) el síndrome de abstinencia característico para los alucinógenos
(b) se toma alucinógenos (o una sustancia muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

(3) los alucinógenos son tomados con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía      

(4) existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de alucinógenos

(5) se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de alucinógenos (p. ej., desplazarse largas distancias), en el consumo de alucinógenos (p ej., tomarse uno tras otro) o en la recuperación de los efectos de los alucinógenos

(6) reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de alucinógenos

(7) se continúa tomando alucinógenos a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de los mismos.

Algunos de los criterios genéricos para la dependencia no son aplicables a los alucinógenos y otros requieren una mayor explicación. La tolerancia aparece rápidamente para los efectos euforizantes y psicodélicos de los alucinógenos, pero no para los efectos autonómicos como dilatación pupilar, hiperreflexia, aumento de la tensión arterial, aumento de la temperatura corporal, piloerección y taquicardia. Existe tolerancia cruzada entre el LSD y otros alucinógenos (p.ej., psilocibina y mescalina). El consumo de alucinógenos, incluso en los sujetos con un cuadro clínico que cumple todos los criterios diagnósticos para la dependencia, se limita normalmente a unas pocas veces por semana. Esta frecuencia de consumo relativamente baja (en comparación con la de otras sustancias) puede deberse al deseo de evitar la aparición de tolerancia a los efectos psicológicos de los alucinógenos. No se ha demostrado la abstinencia, pero se conocen claros informes de "necesidad irresistible" después de haber interrumpido el consumo de alucinógenos. Debido a la larga vida media y a la prolongada duración de la acción de la mayoría de los alucinógenos, los sujetos con dependencia de alucinógenos acostumbran a pasar horas utilizándolos y recuperándose de sus efectos. En cambio algunas drogas de diseño alucinógenas (p.ej., la DMT) actúan de manera bastante breve. Puede continuarse el consumo de alucinógenos a pesar de tener conciencia de sus efectos adversos (p.ej., deterioro de la memoria durante la intoxicación; "malos viajes" (bad trips), que normalmente son reacciones de pánico o flashbacks).

Algunos sujetos que consumen MDMA (una droga de diseño con efectos alucinógenos) describen una "resaca" al día siguiente de su consumo que se caracteriza por insomnio, fatiga, somnolencia, dolor en los músculos de la mandíbula por apretar los dientes, pérdida de peso y dolores de cabeza. Como los adulterantes o sustitutos son en ocasiones vendidos como "ácido" u otros alucinógenos, algunos de los efectos adversos pueden deberse a sustancias como la estricnina, la fenciclidina o las anfetaminas. Algunos sujetos manifiestan reacciones comportamentales peligrosas (p.ej., saltar desde una ventana con el convencimiento de ser capaz de "volar") debidas a la falta de conciencia y de juicio crítico durante  la intoxicación. Estos efectos adversos parecen ser más frecuentes en los sujetos con trastornos mentales preexistentes.

 
Desde América Latina para el mundo
¡Exprésate!

¿Miedo a hablar en público?. Cuéntanos tu experiencia.

Revista Online

Subscribirse
Borrarse

Encuesta
¿Piensas que las terapias ayudan a mejorar el estilo de vida?
Ver Resultados
Si
No

(c) 2001. psiquiatrialatina.com Todos los derechos reservados
Esta web se ve mejor con resolución 800x600